Moros y Cristianos, de Monforte del Cid

Desde los tambores hasta las banderas, las fiestas se viven enteras

El sonido de los tambores anuncia que la fiesta llega a Monforte

Las fiestas de Moros y Cristianos de Monforte del Cid se celebran en honor a la Inmaculada Concepción, también conocida como La Purísima.

El origen de las fiestas se remonta al 8 de diciembre de 1769, dí­a en que tuvo lugar la primera soldadesca: hombres uniformados y provistos de armas y banderas en honor a La Purí­sima. A partir de ahí­, la fiesta sufre numerosas modificaciones e interrupciones hasta que se consolida en 1968 tal como la conocemos hoy en dí­a.

En el caso de Monforte, las fiestas las forman tres comparsas (agrupaciones por bandos): Moros, Cristianos y Contrabandistas. Estos últimos tienen la particularidad de ser un bando aparte y no estar integrados en el bando cristiano (que serí­a lo habitual en otras localidades del entorno); si bien es cierto que ambos bandos se aliarán eventualmente para combatir al bando moro

Como sucede en otras poblaciones vecinas, las fiestas de Monforte dan comienzo con una Alborada, espectáculo pirotécnico en el que se lanzan fuegos artificiales. No obstante lo anterior, durante los cuatro domingos previos se realiza la llamada Salida del Tambor, que de algún modo anticipa lo que está por llegar a la localidad. En ésta, un numeroso grupo de personas portando un tambor realizan un desfile partiendo cada fin de semana desde la sede de una comparsa distinta. El orden de las diferentes Salidas del Tambor marca la organización en el desfile de las fiestas de Moros y Cristianos.

Finalizada la Alborada da comienzo la Retreta y, a partir de ese momento, monfortinos y monfortinas inician una representación de la invasión por parte de las huestes moras y posterior reconquista cristiana a lo largo de los cinco dí­as de fiesta. Un acto muy destacable son las tres embajadas, contrabandista, mora y cristiana en la que los embajadores de las tres comparsas se enfrentarán dialécticamente a cuenta de la posesión y conquista del castillo, y a las que seguirán sus correspondientes batallas de arcabucerí­a, representación atronadora de incruentas batallas.

Un acto que no forma parte del programa oficial pero que tiene una participación masiva es el desfile de los niños. Además de los desfiles y alardos, un acto muy importante es el de la Procesión. En la noche del 8 de diciembre, todos los festeros acompañados por sus bandas de música y gran parte de la población monfortina salen a la calle para acompañar a la imagen de la Virgen. A continuación, se dispara un castillo de fuegos artificiales. Al dí­a siguiente, las fiestas se dan por concluidas tras un último desfile y la entrega de banderas.

Todo visitante que quiera llevarse un trocito de estas fiestas a casa deberí­a asistir, al menos, a una embajada y una guerrilla, interpretación monfortina de ese período de nuestra historia.

Esta fiesta se celebra cada año en Monforte del Cid del 5 al 9 de diciembre. Faltan 49 días para que se vuelva a celebrar.

5 de diciembre

  • Ofrenda de flores a la Purísima
  • Pregón de fiestas
  • Gran Alborada
  • Retreta

6 de diciembre

  • Gran desfile general de comparsas

7 de diciembre

  • Misa solemne
  • Embajada de ‘los contrabandistas’
  • Arenga y guerrilla
  • Embajada de ‘los moros’

8 de diciembre

  • Misa solemne
  • Desfile general de comparsas
  • Arenga y guerrilla
  • Embajada de ‘los cristianos’
  • Procesión

9 de diciembre

  • Solemne misa de Acción de Gracias
  • Tradicional entrega de banderas

 

¿Sabías qué?

La patrona de Monforte del Cid no siempre fue La Purísima. De hecho, el municipio se encontraba bajo la advocación de San Jaime hasta el siglo XVIII, cuando el Obispo de Orihuela sustituyó al santo por la Virgen.

A los actos religiosos en torno a la patrona se fueron uniendo otros más populares y tradicionales hasta llegar a las fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en la actualidad.

  • Categorías