Feria de Santa Catalina, en Monóvar

Con una hoguera en Monóvar, lo viejo se transforma en nuevo en honor a su antigua patrona

No siempre fue la Virgen del Remedio patrona de Monóvar. Desde el año 1644 hasta 1921, este patronazgo recaí­a en la figura de Santa Catalina de Alejandría, y es en 1883 cuando los comerciantes del municipio deciden celebrar la primera feria en honor de esta última.

En aquellos primeros tiempos, la uva y el vino eran elementos centrales de la feria. El acontecimiento central del festejo, que ha permanecido prácticamente inalterado hasta nuestros dí­as, es la Hoguera de Santa Catalina, donde cada vecino aporta trastos viejos y objetos sin utilidad para elaborar una pira que arderá en la tarde, simbolizando la quema de lo que cada uno tiene de negativo para acoger lo nuevo en su vida, como un borrón y cuenta nueva.

Como la feria se celebra en el mes de noviembre, los originarios derivados viní­colas han dejado paso a turrones, dulces y juguetes, que en el tiempo presente ocupan parte importante de los productos que se venden. Bisuterí­a, ropa y otros objetos luchan también por hacerse hueco entre las compras que ya apuntan hacia la Navidad.

Pero la Feria de Santa Catalina no es solo un mercado de compra-venta, sino que durante los dí­as en que se celebra hay multitud de actos culturales, ya vengan en forma de teatro, de concierto o de cualquier otra modalidad lúdica o cultural.

Por eso es importante consultar el programa de cada año para conocer lo que nos deparará la visita al municipio de Monóvar, pues seguro encontraremos algo interesante entre las múltiples actividades que son ofrecidas y que, anualmente, varían su contenido para adaptarse a los gustos y necesidades de cuantos participan de los festejos.

Esta fiesta se celebra en noviembre, alrededor del día 25, festividad de Santa Caterina (Santa Catalina).

¿Sabías qué?

Santa Catalina fue una mártir católica del siglo IV nacida en Alejandría, famosa por su belleza y sabiduría. Reconocida oficialmente por la Iglesia Católica y de gran importancia para el culto Ortodoxo, su historia es bastante legendaria y hay autores que ponen en duda su misma existencia.

Sus supuestos restos se encuentran en el Monasterio Ortodoxo de Santa Catalina del Monte Sinaí (Egipto), uno de los monasterios habitados más antiguos del mundo (527.565 dC), patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

  • Categorías